>

Agenda

EspectáculosDesde el 26 de julio
al 27 de julio
ExposicionesDesde el 14 de julio
al 22 de octubre
ExposicionesDesde el 30 de junio
al 9 de noviembre
ExposicionesDesde el 12 de mayo
al 17 de septiembre
Exposiciones

Exposición de 'Expresionismo abstracto'

Cuenta con más de 130 obras, de artistas como Jackson Pollock, Mark Rothko, Willem de Kooning, Robert Motherwell, David Smith o Clyfford Still

'Expresionismo abstracto' en Bilbao
Bilbao
Lugar. Museo Guggenheim
Fecha. Desde el 3 de febrero
al 4 de junio

Hora. Martes a domingo de 10.00 a 20.00 horas
Precio.

'Expresionismo abstracto' es una ambiciosa selección de obras de los artistas que protagonizaron un giro radical y una etapa de nuevo esplendor de la pintura en el Nueva York de la década de 1940. Jackson Pollock, Mark Rothko, Willem de Kooning, Robert Motherwell, David Smith o Clyfford Still son solo algunos de los artistas presentes en una muestra que reúne más de 130 pinturas, dibujos, esculturas y fotografías procedentes de colecciones públicas y privadas de todo el mundo.

Esta exposición arroja una nueva luz sobre el expresionismo abstracto, un fenómeno diverso, complejo y poliédrico a menudo erróneamente percibido como un todo unificado. La presentación en Bilbao ha sido posible gracias al patrocinio de la Fundación BBVA y a la colaboración de la Terra Foundation for American Art.

En los años del free jazz y la poesía de la generación beat, con la II Guerra Mundial como telón de fondo, un grupo de artistas rompió con las convenciones establecidas dando lugar a un movimiento que nació de una experiencia artística y vital común en el que, sin embargo, cada uno de ellos tenía su propio estilo. A diferencia del cubismo y el surrealismo que le precedieron, el expresionismo abstracto escapa de toda fórmula establecida y supone una celebración de la diversidad y la libertad individual a la hora de expresarse.

Son características de este movimiento las obras de escala colosal, en ocasiones intensas, espontáneas y sumamente expresivas, y en otras ocasiones más contemplativas, a través de grandes campos de color. Estas creaciones redefinieron la naturaleza de la pintura y aspiraban no solo a ser admiradas desde lejos sino también a ser disfrutadas como encuentros bidireccionales entre el artista y el observador. A la vez que el autor expresa sus emociones y transmite la sensación de hacerlas presentes en la obra, la percepción del espectador constituye el elemento final de esta interacción.

Envíanos tu evento